Miércoles tableríles; Caylus


Continuando con nuestra liturgia de dedicar los Miércoles al tablero, por mas que en el resto de la semana también le demos al tema, la semana pasada nos decantamos por un clásico de los eurogames. Tal vez, EL clásico.

O lo que es lo mismo, en mi opinión el mejor eurogame puro que existe. ¿Por qué?, tratemos de explicarlo en éste artículo.

¿Que de qué estamos hablando? De Caylus, por supuesto.

(por Chechu.):

Ilustración premium

¿De que va?

Pues… ¿de verdad importa?, al fín y al cabo estamos hablando de un eurogame. Espero que nadie se acerque al Caylus buscando incursión temática, por que éste desde luego, no es el juego correcto.

En cualquier caso, nos situamos alrededor del 1289 y nos metemos en el papel de maestros de obras en Caylus, un pequeño pueblo francés en el que se está construyendo un castillo. Nuestra labor es ganarnos el favor del rey Felipe el Justo, desarrollando la ciudad por medio de nuevos edificios.

Dicho esto, quien sienta cono se va desarrollando la ciudad y se meta en su rol de constructor es que se ha metido algo fuerte antes de la partida.

Sinceramente, las diferencias de diseño entre la edición normal y la premium, son más que notables

¿Que tal fue?

Después de comprobar unos componentes notables por jugar con la edición premium (la penúltima si no me equivoco), se puede ver rápidamente las diferencias gráficas y de materiales que hay entre una y otra edición.

Sin embargo en éste tema existen variedad de opiniones respecto a que trabajo es mejor, pues algún compañero de club abomina el diseño de este tablero por considerarlo confuso, mientras que a los que jugaron por primera vez no les dió tal impresión.

Las losetas de edificio son de buen grosor, los cubos, peones y monedas cumplen sobradamente con lo que uno espera en un juego de este tipo. Lo justo y necesario. No necesitamos mas.

Jugando en el club

Centrándonos en el juego, el objetivo no es muy complicado de adivinar, gana quien al final de la partida acumule mas puntos de victoria, aquí traducidos como puntos de prestigio.

Para tal fín contamos con nuestra cuadrilla de trabajadores en forma de peones, que irán colocándose en los edificios con los que se empieza e irán construyendo nuevos. Estos edificios proporcionan a sus ocupantes recursos (cubitos), dinero (poner trabajadores cuesta mas o menos monedas según los jugadores que ya hayan pasado esa ronda), u otra serie de ventajas que serían muy largas de especificar aquí.

Por mencionar algo sobre mecánicas, cuando construimos un edificio lo marcamos como nuestro y si un trabajador de otro jugador se coloca allí nos otorga puntos de victoria. Añadimos un par de detallitos más como la construcción del castillo y los favores reales y listo.

Básicamente, es una mecánica de colocación de trabajadores y gestión de recursos de toda la vida de Dios, pero la guinda del pastel es el preboste; una especie de funcionario que mueven los jugadores por el tablero que imposibilita la activación de algunos edificios con el consiguiente cabreo de quienes hayan gastado peones y monedas en la posibilidad de obtener sus beneficios.

 

¿Cual fue la conclusión?

Pues con estos mimbres tenemos una delicia, una maravilla, una gominola del mundo del tablero, ¿Por qué?:

  • Ausencia total de azar, que quizás amantes de cualquier otro tipo de juego vean como un hándicap por considerarlo frío. Pero para mí el que dependas sólo de tu capacidad mental es un plus.
  • Numerosos caminos para llegar a la victoria. Yo he jugado varias veces y no he encontrado la fórmula de la Coca-Cola para ganar
  • Funciona bien a cualquier número de jugadores. Incluso a 2. Nuestra partida fue a 4 y como la seda. Quizás sea el número ideal
  • No tiene la losa de muchos eurogames de ser un solitario multijugador. La pelea por los mejores edificios y la actuación del preboste le añaden puteo e interactividad de la que carecen infinidad de eurogames.
  • Duración ajustada, en 2 horitas incluidas explicación te ventilas una partida y te quedas saciado lúdicamente.
  • El setup es bastante rápido de hacer.
  • Por intertar sacar algún pero, digamos que es un juego del club unforgiven, es decir, los errores es difícil remontarlos.

Dicho todo esto, en la partida que celebramos en el club, yo quedé en última posición….de lejos. ¡¡¡Pero, que bueno es el Caylus!!!!

Y el Caylus y 300 juegos mas es lo que tienes a disposición en Mecatol Rex.

Ven, juega y disfruta.

2 comentarios

  1. Chechu, siempre te recordaré como el que me introdujo en este juego de perdición llamado Caylus :). Después de haber jugado a muchos juegos de mesa, sigue siendo mi favorito. ¿Por qué? Pues porque hay tensión, hay risas, hay insultos y es fácil de jugar pero difícil de dominar. En cuanto a la temática, creo que está bastante conseguida, más que otros euros que he jugado. En fin, para cuándo la próxima? 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s