Shadow Hunters en las LES


El Domingo 23 de Septiembre, uno de nuestros socios de Mecatol Rex acudía en colaboración con la editorial Másquemodulos a las famosas V Jornadas Ludo Ergo Sum, de rol, mesa y estrategia.

Su función: dirigir una partida de Shadow Hunters, un juego de rol creación de Carlos Plaza y que había visto la luz en su formato impreso el día anterior.

(por Carlos P.)

 

La portada del libro

El libro:

El libro, editado por Másquemodulos, lo podéis conseguir por nada menos que 26€, con 200 páginas que contienen todo lo necesario para jugar a Shadow Hunters, aunque también lo podéis descargar de la página oficial del juego.

El formato impreso es cuanto menos, curioso. Al igual que su formato en PDF, las hojas están apaisadas y esto hace algo difícil su manipulación, pero a la vez, lo vuelve cómodo para buscar cualquier referencia y puede considerarse como “libro de batalla” al contrario de lo que sucede con ediciones de lujo o semilujo en algunas de las ediciones recientes del mercado.

A lo largo del libro encontramos muchas ilustraciones, la mayoría a color, y varias de ellas con una gran calidad. Además, al final de cada capítulo hay un apéndice realmente práctico y que facilita mucho la comprensión de las reglas.

Otro detalle es la cantidad de relatos cortos que hay y que ayudan al lector a entender mejor la ambientación de este oscuro y sombrío mundo. El libro termina con una aventura para que los jugadores y el director puedan conocer al momento el mundo y meterse de lleno en Shadow Hunters apenas habiendo leído el libro al completo.

Una de las páginas del interior
Otra de las estupendas ilustraciones

La ambientación:

La ambientación bebe claramente de los conocidos juegos de Mundo de Tinieblas, como ya menciona el autor al inicio del libro.

El mundo tiene dos lados: lo que ve la gente cotidiana por un lado, y el mundo sobrenatural que esconden la noche y las sombras por el otro. En la Tierra coexisten diferentes razas y criaturas llegadas de otros planos (conocidos como zonas) del Universo.

Desde Ángeles a Demonios, pasando por Gárgolas, Elfos, Espíritus, etc. Con una presencia muy fuerte de la magia y una mezcla acertada de armas medievales con armas modernas.

Los personajes son cazadores, miembros de una sociedad “oculta” encargada de enfrentarse a este tipo de seres.

No es una ambientación realmente original, aunque tiene toques propios y diferentes que hace posible todo tipo de aventuras, así que consigue en gran medida su objetivo.

Pequeña historieta

El sistema:

El sistema es lo más curioso de este juego, pues no usa dados.

Las dificultades se pasan a partir de apuestas. Tu personaje tiene una serie de valores en sus habilidades y características. Cuanto tienes que superar algún reto simplemente apuestas uno de estos valores, que tiene que ser superior al de la dificultad.

Ejemplo: Para saltar un muro. Tienes un 3 en Saltar, por lo tanto puedes usar los valores, 1,2 y 3. Decides apostar el 3 porque parece una acción difícil. A eso le sumas tu característica y obtienes el resultado de la apuesta. Ese valor ya no lo podrás usar hasta recuperarlo con unos puntos de la ficha de Pj llamados Puntos de recuperación.

Todo funciona con este sistema y no tiene mucho más misterio. Es simple y fácil de entender, perfecto para jugadores y directores novatos. Añadimos a eso la cantidad de ejemplos que trae y lo bien explicado que está el juego y tenemos una combinación ganadora.

Es verdad que al ser un sistema recién salido del horno, hay cosas que a veces no están del todo claras o situación que tienen difícil resolución, pero es seguro que mientras más se juegue más mejorara un sistema que apuesta por la originalidad y la innovación.

Ficha de personaje

La aventura:

Para la ocasión y puesto que teníamos un horario limitado debido a las exigencias del cartel, decidí crear una aventura propia de exploración e infiltración, llamada: “La madriguera”.

Una vez llegamos al recinto, me reuní con los jugadores en la mesa que me correspondía. Había en total cuatro jugadores, además del director. Tras explicar brevemente el sistema y la ambientación, los jugadores eligieron a sus personajes, siendo los candidatos a cazadores:

  • Una Elfa.
  • Una Valquiria.
  • Un Humano.
  • Un Oscuro.

Ya todo explicado, nos pusimos manos a la obra.

El grupo hacía poco tiempo que estaba unido, aunque ya tenían una mínima experiencia cazando criaturas sobrenaturales. Todos tenían un conocido en común, por el cual habían llegado a conocerse y que les había orientado hasta ahora, Isaac, un ex-shadow hunter. En esta ocasión, el hombre les había reunido para ofrecerles una antigua base en la que él operaba cuando era un cazador en activo, pero que había sido tomada por extrañas criaturas y abandonada a su suerte.

Ahora, 20 años después, era probable que la zona estuviese abandonada y su simple misión era la de erradicar cualquier criatura que quedara y recuperar la base para ellos mismos.

Tras explorar un poco el lugar e idear un plan de entrada, los cazadores se colaron en la fábrica abandonada que hacía de tapadera a la base. Poco a poco y no sin dificultad, fueron adentrándose en la misma, descubriendo que las extrañas criaturas eran una mezcla de animales y humanos, que más tarde identificarían como liptorectos. Además, el lugar estaba lleno de maquinas de experimentación  y los personajes vieron algunos resultados de dichos experimentos con bastante repulsión.

Ya en las profundidades de la base, uno de estos seres les habló y los miembros del grupo bajaron las armas para negociar con él mismo. Aquella criatura les contó una historia escamosa: Los “monstruos” eran los antiguos compañeros del propio Isaac, que había experimentado con ellos a partir de la información que consiguió de Los Buscadores de la Verdad. Cuando los cazadores iban a dejar a la criatura y sus compañeros en paz, apareció Isaac para intentar matarlos, pero lo detuvieron con facilidad, listos para hacerle pagar por sus delitos.

A elegir toca!

En resumen:

Por abreviar un poco, podemos decir que el juego es entretenido y fácil de entender.

Aunque se hace muy raro no tirar dados en toda la partida, al final le coges el truco al sistema. Es además, perfecto para jugar de improviso debido a sus sencillas reglas.

No es lo que yo consideraría “rol del duro” y la ambientación está poco trabajada, al menos lo que presenta el manual, pero es un juego que puede hacer pie en la marea de novedades del mercado actual y estoy contento de haber podido disfrutarlo junto a los aventureros, durante las Ludo Ergo Sum.

 

Los jugadores disfrutaron mucho de la aventura, según sus propias palabras. Tanto que tuvimos que retrasar la entrega de un ejemplar del libro, gran detalle de la editorial Másquemodulos.

El jugoso premio se lo llevó Miguel, jugador que interpretaba a la elfa y que el resto de la mesa votó como mejor jugador. Terminada la partida, aproveché para intercambiar opiniones y críticas con el propio creador, Carlos Plaza, que estuvo dirigiendo en la mesa adyacente a la nuestra, ¡todo un lujo!

Aprovechó para firmarnos el ejemplar de Mecatol Rex y firmó también el que se llevaba Miguel, que regresaba contento con su nuevo juego a casa, al igual que el resto de nosotros, que disfrutamos de un buen par de horas de juego y diversión.

Los jugadores y el guardián
Con Carlos Plaza
El master

3 comentarios

  1. Muchas gracias por vuestra colaboración en estas jornadas. La verdad es que da gusto contar contar con asociaciones como vosotros, siempre dispuestos a ayudar. Ha sido un verdadero placer, y esperamos seguir en contacto para próximos eventos. De nuevo… ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s