Probando Runewars


Runewars1

El otro día tuve la suerte de probar el juego de RuneWars distribuido por Edge Entartaiment. Hasta el momento, en mi corta experiencia jugando a los juegos de tablero, podría decir que es uno de los que he puesto a la cabeza en cuanto a mis preferencias. Cabe decir que la fantasía heroica es mi debilidad, con lo que ya simplemente por la ambientación del juego, me enamora.

Inspirado en el escenario de Descent, el RuneWars se diferencia bastante de este, a nivel de la mecánica de juego. Es un juego de estrategia competitivo, donde el objetivo es reunir las siete runas de Dragón para ganar la partida. Las runas, de otro lado, se distribuyen sobre el tablero y el jugador tiene que procurar mantener el control sobre seis de ellas durante un año (un turno), evitando que otros jugadores se las arrebaten. Desencadenándose así, batallas por el control de las runas. A la finalización del turno, se conseguiría la Séptima Runa de Dragón, que da automáticamente la victoria.

Los turnos de las partidas están estructurados por Años y cada año tiene cuatro fases (Estaciones). Si antes de los siete años ninguno de los jugadores ha conseguido reunir las siete runas, ganará aquel jugador que más zonas con runas haya controlado.

Esta estructura de la partida (Convirtiendo los turnos en año y las fases en estaciones), debo reconocer que me gusta bastante. Tiene mucho encanto jugar a través de las estaciones los turnos. Puesto que – así mismo – estas estaciones afectan a los elementos del juego. Igual que en la vida real, por ejemplo, en invierno, los lagos se congelan para descongelarse después en primavera… Es una manera de sentirse un poco más atrapado por el juego y por el mundo de fantasía en el que se ambienta.

Este juego permite de dos a cuatro jugadores, y cada jugador lidera el ejército de una de las cuatro razas disponibles. Las razas tienen sus diferentes peculiaridades, obligando al jugador utilizar una táctica u otra dependiendo de la raza con la que se juegue.

Así, nos encontramos con las siguientes razas:

Los Humanos (Los Señores de Dagan):- Es una raza bastante equilibrada, permite tener un ejército aceptable (que no potente) y a su vez tienen bastantes ventajas a la hora de utilizar la Diplomacia o la Influencia.

Los Elfos (Latari): No tienen un ejército tan potente como los Humanos, pero tienen mucha más ventaja de cara a la diplomacia y la consecución de cartas de estrategia.

Los Humanos Caóticos (Uthuk Y’llan):- Con un ejército más potente que las otras dos razas anteriores, ganan potencia militar, sacrificando poder diplomático.

Los Muertos Vivientes (Waiqar):- La raza con la mejor plantilla militar disponible, y que menos puntos de diplomacia puede emplear en el desarrollo de otras estrategias.

Runewars2

Como se puede ver, hay una progresión en las razas y mientras unas son muy potentes en diplomacia, y no tanto en el terreno de batalla, otras tienen su punto fuerte en el ejército, y no tanto en la diplomacia.

Las razas militares más potentes, son las razas del Eje del Mal (Los humanos caóticos y los Muertos vivientes), mientras que las fuerzas del bien (Humanos y Elfos) tiene un mayor poder diplomático que bélico.

Si hablo por mi experiencia, puedo decir que yo he jugado un par de veces en al juego, y me han tocado las que yo creo que son una de las razas más potentes (Los muertos vivientes) y la raza menos ‘potente’, o más complicada de jugar (que son los Elfos Latari).

Los Muertos Vivientes tienen el ejército más poderoso de todos, y creo que para los no iniciados en el juego, es la raza más fácil de jugar. Puesto que sólo se deben de preocupar en reclutar soldados y repartir ‘tortas’.

Los elfos, en cambio, me resultaron más difíciles. Puesto que al no tener un ejército demasiado potente, obliga al jugador a buscarse otras alternativas a las ‘tortas’ para conseguir controlar las runas. Si bien no es una raza que yo recomendaría a los no iniciados, sí que es una raza que puede resultarle muy interesante a los que ya han jugado el juego unas cuantas veces, puesto que tienes la necesidad de ser más creativo a la hora de plantearte tu estrategia. Sabes que tu ejército no va a ser muy bueno, con lo que tienes que apoyarte en otros elementos de la partida.

Un elemento que no he mencionado, son los Héroes. En verdad no es un elemento que ayude demasiado a conseguir la victoria de la partida. Es un accesorio interesante que puede ayudarte a conseguir items y mejoras. También puede participar en las batallas como si fuera un guerrero normal. Pero no es algo vital para el desenlace del juego. Los héroes están ‘heredados’ de los diseñados para el famoso juego de Descent. Con lo que los fans de Descent tienen un punto más que añadirle al juego.

Con la Expansión del juego, se añaden mejoras, entre otras, dos nuevas tropas para cada una de las razas, un Comandante (Que es otro héroe, que permitirá más versatilidad a los ejércitos) y cartas de Desarrollo, que ayudan a potenciar las características desmejoradas de las razas. Una vez más – y hablando por mi experiencia – una raza tan poco afortunada como los Elfos puede verse muy favorecida con el buen uso de las cartas de Desarrollo. (De hecho, que las utilicé).

He dejado para el último punto de analizar la parte que me parece más espectacular del juego. Que es su presentación. La estética es impecable. El mapa (Dividido en casillas hexagonales), está perfectamente dibujado, y no le falta un detalle visual que no resulte atractivo. Lo mismo pasa con los marcadores de Recursos de las Razas, las miniaturas, las ilustraciones de las cartas… Todo cuidado hasta el más mínimo detalle para que te cueste muy poco trasladarte a una tierra de fantasía. Como ya he dicho, soy amante del género, con lo que una de las cosas que más me han embriagado, ha sido que gracias a su estética tan delicadamente cuidada, me he visto transportada dentro del juego, y literalmente lo he vivido convirtiéndome primero unos potentes Muertos Vivientes, y después en unos delicados Elfos Latari.

En la edición en la que he jugado, además las montañas eran tridimensionales (un accesorio estético que se añade al mapa), ofreciendo más sensación de realismo. Sé que en las últimas ediciones esto se ha eliminado, pero en general, la mayoría de la gente no se ha quejado precisamente, ya que han sacrificado un pequeño elemento estético, en beneficio de una caja notablemente menos voluminosa. Como siempre digo…. el tamaño, tanto en exceso como en defecto, siempre importa.

Mi impresión particular del juego, como ha podido verse, ha sido muy satisfactoria, no solo por todo lo mencionado, sino porque su jugabilidad es muy buena. La estructura del juego se apoya más en la estrategia que en el azar, permitiendo que el jugador decida casi en todo momento qué es lo que quiere hacer, dejando para el Azar muy pocas cosas (Como por ejemplo el resultado de las batallas y las negociaciones).

No es un juego de reglas sencillas, aunque tampoco diría que es un juego complicado o excesivamente difícil. Tiene muchos elementos con los que interactuar, porque no es solo un juego de dar ‘tortas’. Lo que lo hace también más distendido.

Hay que tener en cuenta que a pesar de lo que digan en la página de Edge Entartaiment, (que calculan la duración del juego con una estimación muy optimista de unos 180m.) una partida puede durar mucho más. De hecho, de las dos partidas que jugué, la primera tuvo una duración de unas cuatro horas, y se quedó a la mitad por falta de tiempo y la segunda llegó a las cinco horas fáciles. No es un juego, precisamente, para jugar cuando haya prisas.

Aun así, las partidas no se hacen para nada ‘largas’. El juego tiene un buen ritmo, lo que hace que aunque fuera del juego pase tanto tiempo, dentro del juego parece que lleves muy poco tiempo jugado. Eso sí, hasta que no acaba el juego, no eres consciente del tiempo que ha transcurrido. Ni tampoco de lo que el propio juego te haya desgastado. A mí, personalmente, me produjo cierto ‘desgaste’. El suficiente para que aunque lo quisiera volver a repetir, no quise volver a hacerlo inmediatamente. Pero sí que es un juego que no me importaría volverlo a jugar de manera periódica. Estimo que es un juego ideal para repetir y descansar… Repetir y descansar…

Para finalizar, recomendaría encarecidamente el juego a aquellos que sean amantes del género, puesto que enamora desde el primer momento, tan solo con la estética, y luego, después de un par de rondas, te das cuenta que merece bastante la pena en su conjunto. No es un plato que entra solo por los ojos, sino que también es muy sabroso.

También lo recomiendo a aquellos que no les guste (no tan encarecidamente), dado que tiene muchas posibilidades estratégicas que aun sin gustarte el género, la mecánica del juego puede resultarle igualmente atractiva.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s